Khruangbin, o el delicioso sonido del motor volador

“Hacer lo simple complicado es común; hacer lo complicado simple, increíblemente simple, eso es creatividad”

Charles Mingus

“Epa vale, que sabroso suena eso”, fue lo primero que pensé cuando a Spotify se le ocurrió que no me disgustaría escuchar Khruangbin después que se acabó lo que (no me acuerdo qué) escuchaba cuando por fin me decidí a meterle mano a la jungla en que se había convertido el patio.

Sabrosito y juguetón, mucho groove, unos coros leves, bajo espeso y funky, guitarra psicodélica y una atmósfera que, por lo menos a mi, me llevó a desear estar en la hamaca meciéndome con un pie.

¿Voces?, ¿Para qué? La gran mayoría de las canciones de Khruangbin son instrumentales y es lo mejor que pudieron hacer.  “Siempre nos preguntamos cómo fuimos capaces de hacer este tipo de música y de tener la respuesta que tuvo. Es irreal lo que nos está pasando”,  expresó Mark Speer, guitarrista del trío de Houston, Texas.  

Speer tocaba la guitarra en la Iglesia Metodista St. John de Rudy Rasmus en Houston, donde en 2004 conoció al ahora baterista de la banda, Donald Ray «DJ» Johnson Jr, en aquel entonces organista. En 2007, por intermedio de amigos en común entra en contacto con Laura Lee, con quien conectó de inmediato por el amor de ambos por la música afgana y el boogie iraní (cuya sabrosura cortaron de raíz los severos y aburridos ayatolás. Qué pecado).

Thai Connection

Un viaje frustrado a Latinoamérica puso a Laura y Mark en contacto con el funk psicodélico tailandés que tanto influyó en el sonido de Khruangbin. ¿Cómo es la vaina? Te cuento:

Resulta que por problemas con las visas, se les cayó el plan y la aerolínea les dio 24 horas para decidir para dónde iban o perdían la plata.

Fue así que enfilaron para Tailandia y en su recorrido por Bangkok, Cha-am y Chiang Mai, quedaron hechizados con la música de esos lares y empezaron a coleccionar cassettes de molan eléctrico (la versión enchufada de la música tradicional tailandesa), funk tai y demás hierbas sonoras.

Laura en ese entonces era maestra de matemáticas y ni idea de tocar ningún instrumento. Fue con la guía de Speer que aprendió a tocar el bajo y juntos empezaron a darle forma a temas en los que destilaba su amor por los sonidos persas, afganos, tailandeses, así como del crisol cultural de Houston.

Es esto lo que llega a oídos de Simon Green, productor y cerebro de Bonobo, quien sin mucho protocolo los invita a ser sus teloneros en su gira 2010 por Estados Unidos junto a Yppah, proyecto liderado por el genial Joe Corrales Jr.

La cosa salió mejor de lo que esperaban y decidieron ponerle seriedad al asunto. Llamaron a DJ para que se encargara de la batería y empezaron a crear los primeros temas de lo que hoy es Khruangbin en un granero de Burton, un pueblo de 300 habitantes alejado del bullicioso Houston.

El boom de la banda llegó cuando su tema A calf born in Winter fue uno de los favoritos del compilatorio Late Night Tales curado por Bonobo.  Iggy Pop y Anderson .Paak se convirtieron en confesos admiradores, salieron de gira con Massive Attack, Tycho, Leon Bridges, Father and John Misty y sus presentaciones en Coachella, Glastonbury, Bonnaroo, Desert Daze y South by Southwest fueron rotundos exitazos.

Pero nada de divismo. Los pies siempre sobre la tierra, en especial la tierra texana. Burton sigue siendo el lugar donde nace la magia y donde han concebido sus cuatro discos, el último de ellos en 2020, titulado Mordechai.

“Lo único diferente en este álbum es que grabamos el bajo, la guitarra y la batería en el granero —que es como siempre lo hacemos—, pero en realidad tuvimos tres meses entre esa sesión y cuando regresamos al estudio para grabar las voces o instrumentación adicional, cuando normalmente lo hemos hecho en una sentada”, relató Lee.

…en pocas palabras…

Voces sí, pero pocas. Si bien en Mordecai hay más que en los primeros tres discos, la esencia de la banda es instrumental. “No fue algo consciente, aunque nos parece muy divertido que con tres instrumentos podamos explorar y decir mucho”.

“Lo que sí era seguro desde el vamos fue que no deseábamos tener cantantes: queríamos mantener un sonido limpio y lo más simple posible. Entonces nos dimos cuenta de que entre los tres podíamos ir metiendo algunas voces”, dijo Sprear.

Ya sean palabras sueltas –como en First Class- o letras como tal, el camino que recorren hasta llegar a la canción no es nada ortodoxo. Todo nace en las libretas en las que Lee va escribiendo escenas, percepciones, especie de haikús de lo que ve y siente.

“Yo pasaba las hojas cuando escuchábamos cada canción, y veía si había algunas palabras u oraciones que destacaran. Se las pasaba a Mark y DJ con cosas resaltadas, y entonces les dábamos forma de letras. Aun cuando comenzaron como mis palabras, dado que los tres cantamos juntos, las letras encajan con las perspectivas de todos. No puedo escribir una canción de amor personal y hacer que Mark cante eso. El sentimiento tiene que aplicarse a cada uno de nosotros. Si tiene sentido que Mark, DJ o yo las cantemos, entonces esperamos que resuenen en los demás”.

“Tratamos de escribir letras que sean universales, pero que también sean lo bastante abiertas para que la gente pueda escribir sus propias historias en ellas. Es divertido y simple, pero también filosófico, lo cual es en verdad una combinación adorable”.

¿Khruan…qué?

Lee estaba inmersa en sus clases de tailandés cuando días antes de una presentación les tocó decirle al organizador el nombre de la banda para incluirlo en el flyer.

Escogió khruangbin (เครื่องบิน / aeroplano), la que en ese momento era su palabra tailandesa favorita y que literalmente significa “motor volador”. Admite que si hubiera sabido que tendrían tanto éxito, habría escogido una palabra menos difícil de pronunciar. “Es que me encantaba como sonaba”.

Tranquila Laura, poco a poco aprenderemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: